Cómo vivir varias vidas

Cuando cambié de casa en 2010 no puedo negar que sentí cierta inquietud.

Hoy, más de cinco años después el balance no puede ser más que positivo.

Cambiar de casa es como empezar una nueva vida: nuevos vecinos, nuevas rutinas, nuevos escenarios, nuevas rutas.

Ahora soy un gran defensor del cambio regular. Cada cinco años debemos darle un repaso a nuestras vidas. El cambio hace que el tiempo pase más despacio. Te hace más consciente de lo que tienes, de lo que tuviste, de lo que quieres tener, y de lo que quieres evitar.

Demasiado tiempo en el mismo sitio, en el mismo barrio, en el mismo trabajo, las mismas rutinas hacen que te acartones y poco a poco te marchites.

Cada cinco años hay que cambiar:

  • De casa
  • De proyecto laboral (no necesariamente de trabajo, pero sí de horizontes y proyectos).
  • De aficiones
  • De objetivos
  • De coche
  • De relaciones (cultivar nuevas amistades, quizás cambiar de pareja)
  • Experimentar nuevos aprendizajes.

Cada cinco años hay que darle la vuelta a tu vida como si fuera un calcetín.

Apuntarse a clases de algo nuevo, adquirir una nueva habilidad. Volver a la escuela. Aprender un nuevo idioma. Cambiar de ciudad. Cambiar de país. ¡Cambiar de religión! Explorar.

A los cinco años hay que cambiar de Android a Apple, y cinco años más tarde cambiar de vuelta a Android. O al revés. O renunciar a tener móvil. O desconectar el whattsapp durante cinco años.

Pasados cinco años, y esto es inevitable, cambiarás de hijos. Porque tus hijos después de un lustro son personas diferentes -uno espera que más maduras y razonables- aunque no siempre es así. Estáte preparado.

Si cada cierto tiempo haces un esfuerzo por cambiar conscientemente aprenderás más cosas sobre tí mismo.

Lo importante es que te dés permiso para cambiar, y equivocarte en el proceso. El cambio no es algo a lo que debas temer, pues a la vuelta de la esquina del próximo cambio el camino te parecerá más iluminado. Y si no fuera así, si acaso la intensidad de la luz fuera menor, no debes dudar en doblar entonces la siguiente esquina que encuentres en tu ruta y seguir cambiando. Así hasta encontrar una versión mejor de tí mismo.

Al cabo de los años encontrarás que has ido ascendiendo los peldaños de una escalera que te habrá acercado cada vez más al autoconocimiento.

No tengas miedo. Cambia. Así vivirás más vidas que un gato.

Tiempo de cambiar

Tiempo de cambiar

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *