Category Archives: Economía

El agujero de los bancos y las cajas de ahorro

No paramos de oir que el sistema financiero español está muy mal. Que las cajas de ahorro están quebradas. Últimamente empiezo a oir y leer la palabra “corralito” con cierta frecuencia, y recomendaciones sobre cómo retirar los ahorros a algún banco fuera de la zona euro.

Entender con cierta perspectiva la magnitud del problema no es tarea sencilla si lo único que uno hace es informarse por la prensa. Yo todavía estoy tratando de enterarme, pero me ha ayudado bastante la lectura de un libro recién publicado que se llama “Nada es gratis” (gracias, Javi), escrito por un grupo de economistas vinculados a la Fundación FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada). En él se describe con datos la crisis actual, y en particular la situación del sistema financiero, además de hacer propuestas sobre cómo salir adelante. El libro deriva de un blog con el mismo nombre, iniciado hace ya bastantes meses por los mismos economistas, y que también es muy interesante. Aquí tenéis un enlace.

There ain't no such thing as a free lunch

He intentado resumir la parte en la que toca el problema de los bancos, por si os es útil de cara a ordenar ideas para cuando leáis algo relativo a la crisis financiera que estamos sufriendo. Aún así, disculpad la extensión de esta entrada, que al final me ha quedado un poco larga. Espero que al menos quede clara.

Empezamos…Aunque previamente, una advertencia:  La crisis financiera española no tiene nada que ver con la crisis subprime originada en Estados Unidos, cuyo paradigma fue la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Son problemas distintos. Los bancos españoles no tenían practicamente exposición a esos instrumentos, y prueba de ello es que soportaron muy bien las turbulencias derivadas de dicha crisis.

Ahora sí, empezamos:

El origen

1) Todo empieza en el año 2000, cuando España adopta el euro como divisa común con una zona que incluye países tan diferentes como Alemania, Italia y Grecia. Estos días se cumple el décimo aniversario de la puesta en circulación de la moneda (2002). Sintomático que no haya grandes fastos de celebración.

2) A partir de entonces los tipos de interés en España son inusualmente bajos (de hecho empiezan a bajar a inicios de los 90, durante el esfuerzo por cumplir con los criterios de Maastricht) y el rating de las emisiones de España son de primer nivel. El hecho de estar en la zona euro y no tener riesgo divisa hace que los inversores internacionales equiparen las inversiones en España con, por ejemplo, las inversiones en Francia, en Alemania o en Holanda.

3) Los bancos y cajas españoles tienen menor dificultad en obtener dinero prestado de acreedores internacionales. Los famosos y malvados “mercados”. Esos que ahora no quieren dejarnos dinero, sí lo hicieron a espuertas durante este periodo.

4) Además se da un incremento poblacional derivado de que la generación del baby boom (nacidos en los 70) está en edad de comprar piso, teniendo hijos, y simultáneamente hay una fuerte corriente inmigratoria provocada por la buena marcha de la economía, provocada en parte por la burbuja misma. Además se incrementa también el número de divorcios. Estos factores demográficos hacen que la demanda de vivienda inicie un progresivo incremento.

Tipos y parque de viviendas

Bajan los tipos, sube el parque de viviendas

5) Por tanto, los bancos y cajas, teniendo fácil acceso a la financiación internacional empiezan a incrementar su activo, concediendo préstamos a las familias (hipotecas) y sobre todo a las empresas (hipotecas promotor). Alguien me comentó el otro día que Antonio Serra Ramoneda (Presidente de Caixa Catalunya durante el periodo 1984-2005) menciona en su recién publicado libro “Los errores de las cajas“, que el error que las cajas cometieron no fue la alegria a la hora de conceder hipotecas, sino el haberse introducido de manera tan agresiva en el negocio de la financiación a los promotores, e incluso haber montado sociedades compartidas con ellos.

6) A todo esto no ayudó en absoluto el que las cajas de ahorro fueran gestionadas por no profesionales, ni tampoco ayudó el levantamiento de las restricciones normativas para que las cajas se expandieran geográficamente fuera de sus ámbitos originales hacia todo el territorio nacional.

7) Los precios de las viviendas experimentaron un incremento de precios del 175% en la década que va desde 1998 a 2008,  eso significa que, en términos reales, es decir, una vez descontado el efecto de la inflación, los precios de las casas se duplicaron en 10 años.

8) La financiación a las familias para la adquisición de vivienda ascendió de 100.000 millones de euros al principio de la década a 600.000 millones al final de ésta. El préstamo a promotores y constructores importó, en su máximo apogeo, unos 420.000 millones. Por tanto, la suma de la deuda privada por estos dos conceptos era en 2007 mayor que el PIB anual de España (un billón de euros, o sea 1.000.000 de millones, aproximadamente)

9) El ritmo al que los bancos y las cajas prestaban dinero no podía ser igualado por el ritmo al que la población ahorraba y se captaban nuevos depósitos, así que la banca acudió a los mercados internacionales y emitió deuda para captar recursos, que en algún momento futuro habría que devolver.

El pinchazo de la burbuja

1) En 2008 (coincidiendo en el tiempo con la crisis subprime, pero sin tener nada que ver) se produce un súbito parón en el número de operaciones de compraventa de pisos y casas en España. Muchos promotores tienen dificultades para vender los pisos que sólo hacía un año les quitaban de las manos. Es curioso ver cómo los datos muestran que las ventas sufren un acusado descenso, pero los precios -en un primer momento- apenas sufren una mínima bajada.

2) Al no poder vender los pisos, muchos de estos promotores (por otra parte recién incorporados al sector y sin experiencia) no pueden devolver los préstamos bancarios que les habían concedido para financiar las promociones.

3) En una primera fase los bancos, antes que reconocer la pérdida derivada de un préstamo concedido que no se iba a devolver, optaban por la refinanciación de los préstamos, o quizás la “dación en pago”, es decir, cancelar el préstamo-promotor a cambio de adjudicarse los inmuebles que el promotor no había sido capaz de vender. Como los precios todavía bajaban lentamente la estrategia era aguantar esperando un repunte de precios.

4) En una segunda fase directamente el promotor quebraba y el banco no tuvo más remedio que ejecutar sus garantías y quedarse con los inmuebles.

5) Eso hizo que en el activo de los bancos muchos préstamos vivos se sustituyeran por inmuebles ejecutados. Puesto que las cajas habían apostado mucho más fuerte por el tema inmobiliario que los bancos (debido a sus ansias expansivas) éstas son las que acaban acumulando una mayor parte del parque de pisos  y promociones ejecutadas en sus balances.

6) Pero el problema grave para las entidades españolas llega en 2010, cuando el acceso a los mercados financieros internacionales prácticamente se seca, y simultáneamente empieza un lento goteo de huida de depósitos minoristas al extranjero. Desde fuera empiezan a oler que algo está podrido dentro del sistema financiero español y que no se está diciendo toda la verdad.

Pisos vendidos por los bancos y cajas en 2010

El tamaño de la deuda

Recordemos que, en un banco o caja, el activo (lo que tiene la entidad más lo que le deben) son los préstamos concedidos a empresas y familias, y el pasivo (lo que debe) son los depósitos de los impositores y la deuda que haya contraido la caja con otras entidades, de aquí y de fuera. El activo debe ser mayor al pasivo si no queremos estar en quiebra (deber más de lo que tenemos). La diferencia es el capital operativo o fondos propios de la entidad.

Por normativa los fondos propios de un banco o caja deben ser como mínimo del 8% sobre la totalidad del activo (pronto será el 9% según normativa de EBA, la Autoridad Bancaria Europea). Digamos que ese es el margen de solvencia de una entidad. Estas magnitudes se concretan en el balancede la entidad, que para el conjunto de cajas y bancos españoles, de manera muy agregada sería (pinchad sobre la imagen para ampliarla):

Balance del sistema bancario español

La imagen de arriba la tomo directamente del libro anteriormente mencionado “Nada es gratis“, y se resume diciendo que el activo de los bancos es de 3,2 billones, siendo una parte de ese activo, los préstamos a empresas y familias por importe de 1,8 billones. En el pasivo tenemos los depósitos de 2,27 billones y el capital y reservas de las entidades, 283.000 millones.

 ¿De cuánto es el agujero?

Al final de todo este proceso España se encuentra con uno de los niveles más altos de deuda privada en el mundo desarrollado. Tal como acabamos de ver se cifra en unas 3 veces el PIB, o sea los 3 billones de euros de activo, de los que se dice que aproximadamente el 40% son préstamos a la construcción y promoción inmobiliaria.

Eso equivaldría a unos 1,2 billones de préstamos en situación de riesgo. Seguramente la mayor parte ya no son préstamos vivos, sino inmuebles en manos de los bancos y cajas.

Vamos a suponer que el precio real de dichos inmuebles ha sufrido en estos años desde el pico de la burbuja (2007) una depreciación del 30% (y creo que soy optimista). Puesto que se sospecha que los valores de los balances todavía no reflejan el valor real de los inmuebles, estamos hablando de que el activo del sistema bancario en realidad vale   360.000 millones menos de lo que dicen los libros. Pero…si el capital más reservas de todo el sistema eran SÓLO 283.000 millones…Tenemos un agujero, como mínimo, de 77.000 millones en el sistema bancario español.

Repito, los balances no están reflejando una correcta valoración de los inmuebles en manos de bancos y cajas, y aunque no se diga abiertamente en los medios,  los activos del sistema, razonablemente valorados, son inferiores a los depósitos de nuestro dinerito en las entidades, más lo que estas entidades deben a “los mercados”.

Los bancos españoles, los más infracapitalizados (Grecia no cuenta)

De momento un balón de oxígeno

Hace pocas semanas (diciembre 2011) ha habido una noticia significativa, que de momento, oculta toda esta problemática y hace que durante al menos un tiempo no nos explote en las narices. Estoy hablando de la gran inyección de liquidez insuflada por el BCE a todo el sistema bancario europeo (la mayor en su historia de 13 años de vida), por importe de casi medio billón de euros (489.000 millones), mediante préstamos baratos al 1% a los bancos, con un vencimiento a 3 años. La intención es que los bancos tomen prestado este dinero y lo utilicen para refinanciar su pasivo y para comprar deuda soberana, y también para salvar las situaciones de quiebra asimismo de las Administraciones Públicas (ver aquí noticia sobre cómo el Banc de Sabadell le da un préstamo a la Generalitat para que pueda pagar la extra de Navidad).

El efecto es que continuamos con el problema de unas cajas y algún banco que están en la UVI, intubados y con muerte cerebral declarada, muertos vivientes  que tienen los días contados. Esperemos que cuando mueran no se nos lleven a alguno por delante.

 

 

¿Tendré pensión cuando me jubile?

20111127-203410.jpg

Hoy, de cada 10 personas que hay en España, 5 están en edad de trabajar y 5 son dependientes (jubilados y niños). Además, en estos momentos, de los 5 que están en edad de trabajar, 1 se encuentra en paro (tasa de paro 3T2011 según la EPA: 21,52%).

No quiero asustaros, pero la situación EN EL FUTURO puede ser la siguiente:

1) En 2030 las previsiones demográficas son que por cada 10 personas habrá casi 4 jubilados, 2,5 niños y 3,5 trabajadores. Y en 2050 habrá 6 jubilados, 3 niños y 1 trabajador, para sustentar las pensiones y educación de los otros 9.

2) Además, la expectativa de vida cada vez es más alta en España. En la actualidad estamos en una media de 85 años para las mujeres, y en 79 años para los hombres, y se proyecta que en 2030 puede ser de 87 y 81, respectivamente.

3) Obviamente, esta situación hace insostenible el actual sistema de pensiones. Aquí y en muchos países de nuestro entorno (Europa) donde la población también está envejeciendo.

4) No parece que esta tendencia demográfica vaya a cambiar, y solo se podría minimizar con flujos migratorios, lo cual también tiene sus efectos secundarios.

5) Si se tuviera que mantener el nivel de pensiones actual con los cotizantes futuros, únicamente se podría hacer acudiendo a mayor deuda.

7) Dada la crisis actual de la deuda soberana, es difícil que los Estados puedan acudir a pedir prestado MÁS dinero, cuando precisamente estamos en lo contrario, en disminuir los niveles de deuda, para evitar que el sistema “pete”.

El actual sistema de pensiones paga a los jubilados con los ingresos de las cotizaciones de los que HOY trabajan. Digamos que el sistema es parecido al esquema piramidal que montó Bernie Madoff, que logró producir una rentabilidad del 15% anual durante un montón de años para sus inversores, a base de pagarles con el dinero que entraba de nuevos inversores que confiaban su dinero en él basándose en su “gran reputación”. En un momento dado no entró el dinero suficiente de nuevos inversores para cubrir el de inversores que querían recuperar su dinero y se desmontó todo el sistema Ponzi que había diseñado, dando con los huesos de Madoff en la cárcel. Ojo, porque la cosa es grave.

Por tanto, entiendo que PUEDE suceder lo siguiente:

1) El sistema se tiene que ir corrigiendo poco a poco para conseguir hacerlo sostenible. ¿Cómo? Pues logrando que los que coticen paguen igual o más, y los que reciben prestaciones cada vez reciban menos. O sea, jubilación cada vez más tarde (70 años y subiendo). Y base de cálculo para establecer la pensión cada vez más larga.

2) Disminuirá el importe de las pensiones máximas.

3) Desaparecerán algunos tipos de pensiones, que recaen en personas con los medios suficientes.

4) Se alentará a partir de cierto momento que las cotizaciones (por lo menos una parte) de los trabajadores de HOY, se pongan en una hucha (seguramente individualizada para cada uno) y sirvan para pagar las pensiones de los que se jubilen MAŃANA.

5) Se incentivará que la gente ahorre por su cuenta, en planes privados.

Volviendo a la pregunta del título. ¿tendré pensión cuando me jubile? pues seguramente sí, si los gobernantes se dan cuenta del sistema piramidal montado y adoptan las medidas pertinentes (ya estamos empezando, pero ojo, es sólo el principio). Lo que es impepinable es que el nivel retributivo de esas pensiones que nos toque cobrar en el futuro serán menores que las actuales. Ya hay expertos diciendo que puede darse una dismininución del 40%.

Por tanto, mi humilde consejo es que no confiéis demasiado en el sistema público de pensiones como única fuente de renta para la jubilación, ya que lo que dará no será mucho. Los números cantan.

 

¿Viene realmente el Apocalipsis?

A nadie que esté mínimamente informado se le escapa que vivimos estas semanas, con los acontecimientos ocurridos en Grecia, Italia y España, momentos críticos para nuestro modelo de sociedad.

Los problemas derivan de una burbuja del endeudamiento soberano que está en riesgo de explotar en estos momentos. Estos días a uno se le ponen los pelos de punta escuchando las noticias y a los tertulianos de los medios. Viene el Apocalipsis, el Armagedón.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Al preguntarme si realmente hay razones para estar preocupado, he intentado revisar las cifras e imaginar que el país es como una familia. Las familias ya se han apretado el cinturón, y muchas lo están pasando mal. ¿Seremos como una gran familia apretándonos el cinturón? ¿o realmente el mundo se acaba, el euro se acaba y el Estado del Bienestar se acaba?

En las siguientes líneas trato de hacer la comparación. La situación parece ser la siguiente (las cifras están muy redondeadas, lo importante son las magnitudes):

  1. España debe unos 750.000 millones de euros (esto es juntando lo que debe el Estado central y lo que adeudan las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos). Lo dice el economista Nouriel Roubini. Repito, 750.000 millones.
  2. Como España tiene un PIB nacional (PIB = Producto Interior Bruto, lo que produce la economía en un año) de alrededor de 1 billón de euros, se dice que la deuda de España es el 75% del PIB. Bueno, oficialmente leeréis que ese porcentaje es algo menor (p.ej. un 61%, en 2010), porque muchas veces no se incluye la deuda de las CCAA y Entes locales. Recuerdo que 1 billón es un 1 seguido de doce ceros. No confundir con el billón anglosajón, que son 1000 millones.
  3. Algunos se consuelan pensando que dicho porcentaje no es de los más altos, ya que hay países desarrollados que deben mucho más en relación al tamaño de su economía. Por ejemplo, USA debe un 100% de su PIB, Japón debe casi un 200%, Italia un 118% (2010).
  4. De una economía como la española la Administración extrae unos recursos (principalmente vía impuestos que nos cobra a todos), que en nuestro caso para el año 2011 habrán sido de unos 272.000 millones de euros. Quien tenga tiempo lo puede comprobar aquí.
  5. Los gastos previstos para este mismo ejercicio 2011 son de 362.000 millones de euros. O sea que el Estado se habrá gastado unos 90.000 millones de euros más de lo que ha ingresado en 2011.
  6. Recapitulando:
    • PIB = 1.000.000 millones (un billón)
    • Ingresos anuales= 272.000 millones
    • Gastos anuales = 362.000 millones
    • Déficit = 90.000 millones (un 9% sobre el PIB)
    • Deuda = 750.000 millones

De esos 362.000 millones de euros que se gasta la Administración en España las partidas más importantes son:

    • Pago de las pensiones: 112.000 millones (esto da para otro post)
    • Prestaciones por desempleo: 30.000 millones
    • Deuda Pública: 74.000 millones
    • Gastos de personal: 33.000 millones

Más gastos que ingresos. No vamos bien.

Ahora hagamos la extrapolación. Si España fuera una familia de 4 miembros tendríamos que sería el equivalente a (en términos de ingresos, gastos y deuda) :

  1. Una familia en la que, entre el padre y la madre, pongamos por caso, ganan 50.000 euros al año.
  2. Son un poco manirrotos y este año han gastado 66.500 euros. Ya sabéis, unas buenas vacaciones, los hijos a una elitista escuela privada, buen coche, salir a cenar a un buen restaurante cada semana, mutua privada, suscripción al club de tenis, etc…
  3. Además, tienen una deuda que equivaldría a una hipoteca de 137.867 euros, a devolver en no más de 10 años. Por tanto deben destinar a pagar cada año unos 13.300 euros.

El problema de esta familia no es que el nivel de endeudamiento sea disparatado, pues ya véis que no lo es (apuesto a que muchas familias que ingresan 50.000 al año tienen una hipoteca superior), los problemas son básicamente dos:

  1. Esta familia gasta casi un 10% más de lo que ingresa (déficit). Sí, es verdad que para el año 2012 el padre (el Gobierno) ha dicho que gastará SÓLO un 6% más, y que para el 2013 SÓLO un 3% más. Pero fijaos que seguiremos gastando más de lo que ingresamos, ergo la Deuda seguirá creciendo. Esto es muy importante a la luz del siguiente punto,
  2. La familia no tiene su deuda en forma de préstamo hipotecario a 25 ó 30 años con cómodos plazos mensuales de un mismo importe, como suelen tener las familias de verdad. Sino que tiene deuda que va venciendo y que hay que ir devolviendo a los bancos (los mercados). Como la familia no ahorra se ve en la tesitura de pedir prestado cada vez que llega el vencimiento de algún préstamo que en su día pidió para poder pagar sus excesos del gasto del pasado. Ahora mismo los prestadores (los mercados) están mosqueados y cobrando una tasa muy alta cada vez que la familia va a refinanciar su deuda, pero…¿qué pasaría si a la familia ya no le dieran crédito? En esas estamos.
En esta familia Homer es el Presidente

Este domingo tendremos un nuevo Presidente, que sea quien sea, va a tener que enviar señales inequívocas a los que nos prestan dinero de que se acabó la prodigalidad en nuestra familia. Ello, no os quepa duda, va a tener efecto en las cuatro partidas de gasto más abultadas que señalo unas líneas más arriba (ya lo ha hecho, pero todavía se va a tener que recortar más). Sí, nuestra familia puede aspirar a que le suban el sueldo (menos paro y más empleo, es decir más ingresos vía impuestos) pero los recortes son inevitables si se quieren cuadrar los números.

Por tanto, intentando responder a la pregunta del principio, mi conclusión es que tendremos que apretarnos el cinturón, sí, indudablemente, y eso que ya llevamos haciéndolo 3 años. Mucha gente lo pasará mal. Pero a la luz de las cifras me cuesta ver el fin del mundo, el Apocalipsis, el Armagedón que cada día pregona Pedro Piqueras.

 

 

 

Hace justo un año

Este es un artículo que escribí prácticamente hace justo un año. Se lo envié a algunos amigos, e incluso lo envié al Diari de Tarragona. Me dijeron que lo acortara a unas 500 palabras. Como era totalmente inviable, les agradecí la respuesta y lo dejé durmiendo en mi disco duro. Aquí va.

LAS MAGNITUDES

Estoy hecho un lío. Últimamente el baile de cifras en las noticias a cuenta de déficits públicos, bajadas de sueldos, congelación de pensiones, aumento de impuestos, y en general nuevas medidas económicas adoptadas casi a diario, es tan grande, que necesito ponerlo todo en perspectiva.

He navegado un poco por internet para recopilar las principales magnitudes, y aunque la red no es la más rigurosa fuente en la que uno puede documentarse, creo que es suficiente para que uno se haga una mínima composición de lugar.

Puesto que las cifras que dan los medios son siempre en millones de euros, vaya por delante una breve reflexión sobre cuánto es un millón de euros. Sí, todos sabemos que son unos 166 millones de las antiguas pesetas. Pero…¿para cuánto da un millón de euros? Con un millón de euros se pagaría el sueldo anual de 25 personas que cobraran 40.000 euros, sin contar el coste de Seguridad Social. Con un millón de euros se podría pagar una mensualidad de 600 euros durante 1 año entero a 138 personas. También se podrían comprar unos 50.000 libros para poner en la estantería de alguna biblioteca pública. O se podría sufragar el coste de un comedor público de beneficencia para 100 personas durante más de dos años y medio.

Para acostumbrar a mi cerebro a las cifras en millones de euros, a los que a partir de este punto me paso a referir como MDE, he averiguado varias magnitudes que podrían resultarme familiares. Por ejemplo, el presupuesto anual del Barça de esta temporada 2009-2010 ha sido de unos 405 MDE. Los gastos del presupuesto anual de una ciudad pequeña como Tarragona ascienden a 173 MDE (sin organismos autónomos ni empresas municipales) . Los Presupuestos Generales del Estado de 2010 se aprobaron con una previsión de gasto total de unos 350.000 MDE, de los que 23.200 MDE van a pagar la Deuda Pública. El gasto en personal de todas las Administraciones del Estado ascendió durante el año 2009 a 124.285 MDE (para unos 2.659.000 funcionarios). Otra cifra: El beneficio neto declarado por Repsol en 2009 fue de 1.559 MDE. Y la última: cada mes se paga a los 8,6 millones de pensionistas en España un importe total de 6.700 MDE.

 

Una vez puesta nuestra mente en perspectiva numérica veamos qué magnitud tienen los recortes anunciados el pasado miércoles 12 de mayo por el Presidente Zapatero, fruto del déficit galopante de las cuentas públicas.

 

Nuestro presidente pretende ahora ahorrar 15.000 MDE entre lo que queda de 2010 y el 2011. Este ahorro ha de provenir de varias medidas. En primer lugar, de la bajada en la remuneración a los funcionarios en un 5% de media. Traducido a MDE el ahorro será de 2.400 MDE en lo que queda de 2010 y de unos 4.500 MDE en 2011. En segundo lugar, de la congelación de las pensiones para el 2011, otros 1.500 MDE de ahorro. En 2010 no hay modificaciones. En tercer lugar, se recorta la inversión pública del Estado en un importe de 6.045 MDE en conjunto para los años 2010 y 2011. En último lugar, se toman otras medidas menores, entre las que destaca la disminución de las ayudas en cooperación internacional, o reducción del gasto en medicamentos que aún están bajo patente. Total ahorrado a finales de 2011: unos 600 MDE.

 

En efecto, sumando las cifras obtengo aproximadamente los 15.000 MDE de recorte. Muy bien. Hasta aquí de acuerdo. Hay que apretarse el cinturón. Vale. Nos apretamos el cinturón.

 

Lo que pasa es que todavía tengo en la memoria medidas recientísimas emprendidas por este mismo Gobierno, en la dirección contraria, es decir, en la dirección del gasto público, que, en teoría, debía incentivar el empleo y la demanda, y además de paso cambiar el “modelo productivo” del país.

 

Como también me bailaban los números he seguido explotando las posibilidades de Google para ver exactamente cuánto nos hemos gastado en los últimos tiempos medido en MDE. Éstos son los resultados:

 

  1. Promesa electoral de deducción de 400 euros en el IRPF para los asalariados, autónomos y pensionistas, que ha estado en vigor durante los ejercicios 2008 y 2009 (ya suprimido para 2010 excepto para las rentas muy bajas). En el año 2008 significó un gasto adicional de 4.300 MDE, y en 2009 otros 5.700 MDE. En total, 10.000 MDE.
  2. Cheque-bebé de 2.500 euros por nacimiento: Esta ayuda se pudo cobrar por nacimientos a partir de julio de 2007 y las cifras que se gastó el Estado han sido: 400 MDE en 2007 (160.000 nacimientos), 1.233 MDE en 2008 (490.000 nacimientos), 1.100 MDE en 2009 (450.000 nacimientos), y en 2010 no dispongo de cifras, pero vamos a suponer siendo cautos que afecta a 400.000 nacimientos, lo que costaría 1.000 MDE adicionales. Ello nos deja un coste total del cheque-bebé de 3.733 MDE.
  3. Fondo Estatal de Inversión Local, o FEIL, también conocido como Plan Zapatero “para la rehabilitación de parques y jardines”, con polémica incluida sobre el coste de los carteles anunciadores. A las ayudas provenientes de este fondo podían optar los Ayuntamientos, que se lanzaron en tromba a presentar proyectos (casi 31.000 en esa primera convocatoria), muchos de ellos pensados in extremis para arrancar algo de dinero, sin atender demasiado a la necesidad real de las obras. Según la web del Ministerio de Política Territorial el Fondo costó 8.000 MDE. Gracias al FEIL se ha hecho en Tarragona el nuevo Parc de les Granotes y se han ejecutado reformas en el entorno del Anfiteatro romano.
  4. La continuación del FEIL ha sido el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, aprobado en octubre de 2009, para “proyectos de desarrollo sostenible relacionados con el medioambiente, la innovación económica y las iniciativas sociales”, ejecutados a partir del 1 de enero de 2010. Coste del fondo: 5.000 MDE. A raíz de esta convocatoria se ha llevado a cabo la rehabilitación de la Tabacalera y del Hogar del Jubilado de Sant Pere i Sant Pau.
  5. La ayuda de 420 euros, durante 6 meses, a los parados a los que se les hubiese acabado la prestación por desempleo. Esta medida entra en vigor inicialmente en agosto de 2009, afectando a 340.000 beneficiarios y costando 642 MDE, para posteriormente ampliarse con efectos retroactivos a enero de 2009, con un coste adicional de 700 MDE. Desconozco el coste de esta ayuda para las arcas del Estado en 2010, aunque no es difícil pensar que como mínimo vaya a ser la misma que en 2009 dado que el nivel de desempleo no es inferior. Resumiendo, 1342 MDE para 2009 y una cifra similar estimada para 2010. En total 2.600 MDE, por retener una cifra.

 

Seguro que me dejo cosas, ya que la mayoría de estas medidas de gasto se pusieron juntitas con un lazo en un paquete de medidas que hicieron un bonito ejercicio de márketing que se bautizó como Plan E (Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo, o algo así todo con e’s), que según su web oficial (www.plane.gob.es) contiene más de 100 medidas, o sea que me quedan muchísimas, entre las que enumero al vuelo planes renove para coches, bombillas de bajo consumo gratis para todos, eliminación del Impuesto de Patrimonio (otros 1.800 MDE), etc.

 

Si me ciño a las medidas que he cuantificado, sumando me salen: 10.000 MDE de la deducción en el IRPF, más 3.700 MDE del cheque-bebé, más 13.000 MDE de los dos planes de inversion local, más 2.600 MDE de la prórroga del subsidio de desempleo, total: ¡ 29.300 MDE !

 

O sea, los 15.000 MDE que nos queremos ahorrar ahora en 2 años, y ¡me sobran casi otros 15.000! No es posible. A ver…¿alguien cree que el país estaría mucho peor de no haber puesto en marcha alguna de estas 5 medidas?. Hombre, igual la Tabacalara seguiría empantanada y el Parc de les Granotes estaría como antes, pero yo creo que podríamos haber prescindido perfectamente de todo ese dispendio a cambio de no hacer el ridículo como lo estamos haciendo en estos momentos. Este ridículo no es mera imagen. Significa un coste extra importantísimo en intereses (muchos MDE) a la hora de que el Estado español coloque su deuda en los mercados internacionales por el mero hecho de ser identificada con una economía periférica con riesgo similar al de Grecia.

 

Además, en mi viaje cibernético para recabar las cifras me encuentro un estudio en el que se cifra en otros 28.000 MDE los subsidios pagados para el fomento de las energías renovables, en el periodo 2000-2008. Y ya esto me termina de alucinar. Mejor lo dejo aquí.

 

Un amigo me la ha manifestado estos días de manera clara: “Ahora ya sabemos que los cheques-bebé que nos dijeron que nos podíamos permitir, eran parte del sueldo de los funcionarios públicos, o que los 400 euros que nos regalaron aquella vez porque parecía que sobresalían de las arcas, eran en realidad parte de la pensión de nuestros padres”.

 

Todo ello, por las decisiones de un gobierno, que teniendo todos los recursos y mecanismos para el análisis, y el asesoramiento de un regimiento de presuntos expertos, parece que se haya plegado a los designios arbitrarios de un solo señor, que igual que ayer dijo blanco hoy dice negro.

 

Rolando Latorre

1-6-2010