Tag Archives: Ignorancia

Honestamente, no sé

Cuando los tertulianos de radio y de televisión firman sus contratos de colaboración con la cadena o emisora de turno, mientras estampan sus firmas, hay un productor de la empresa que les susurra al oído: “digas lo que digas, nunca digas “No sé“. En el momento que dijeras eso tu contrato sería inválido”.

El tertuliano esboza en ese momento una sonrisa maligna y a fe que, después, se cuida muy mucho de pronunciar esas palabras -no sé-. Los tertulianos lo saben todo.

Cuando un joven se afilia a un partido y consigue ascender por las retorcidas sendas de su organización hasta convertirse en concejal o en portavoz, no hace falta que nadie le diga que nunca debe pronunciar esas dos sílabas: “no sé“. Los políticos lo saben todo.

Cuando un empleado empieza a trabajar en una nueva compañía debe demostrar que su contratación ha sido un acierto. Debe demostrar que está a la altura de su currículum. Ese currículum bien inflacionado a base de cambiar cada cierto tiempo de organización. Nunca pronunciará la frase “no sé“. No le está permitido. El fichaje estrella lo sabe todo.

Ni p... idea

Ni p… idea

Al Papa Francisco le han preguntado en una entrevista sobre el descubrimiento reciente de un planeta lejano que tiene unas características similares a las de la Tierra. ¿Podría haber vida en el espacio exterior? ¿Qué opina su Santidad? “A decir verdad…No sé“, ha contestado.

¿Por qué nos cuesta tanto decir “no sé”?

Mis hijas me preguntan cada día cosas. Algunas preguntas son sencillas. Je,je. Pobrecillas. Pero después empiezan con el “y si?”. Y entonces la cosa se complica.

“Papá, ¿qué es la Electricidad?”

“Mmmmm…A ver…Es un fenómeno que…se produce cuando en las nubes…los polos positivos…y los negativos…y suben…y hay unas fricciones…y entonces se producen los rayos”

“¿Y eso cómo llega al interruptor de casa?”

“Bueno, hija, eso es porque el Hombre ha aprendido a domesticar los rayos y los ha metido en los cables que ves por la carretera cuando vamos al pueblo”

“Ah…Pensaba que la Electricidad se hacía en las fábricas”

“Mmmm. Bueno, sí…Están las Centrales Eléctricas…que convierten el movimiento del agua en energía eléctrica, con unas palas y unos ejes y tal…Bueno, ya te lo explicarán en Bachillerato.”

“Papa…¿Y por qué cuando pones los dedos en el enchufe te entra un calambre?”

Bufff.

Me confieso: No tengo ni idea. No sé. No sé nada. Declaro humildemente mi ignorancia. Además confieso que no me fío de nadie que no sea capaz de decirlo abiertamente.

Los vemos yendo al pueblo

Los vemos yendo al pueblo

Cuando dos personas parten de su ignorancia mutua sobre un tema es como si estuvieran de pie delante de un solar aplanado y diáfano, con una tierra firme que aguantará los cimientos de la casa que están a punto de construir. Ahora no tienen nada delante, pero pronto descubrirán conjuntamente las soluciones que necesitan, sin prejuicios, y construirán la respuesta como una casa con vigas sólidas y una buena estructura.

Dos personas que lo saben todo, tienen ya, cada una, una construcción en su cerebro.  No se entenderán. Discutirán e intentarán hacer comprender al otro su “verdad”. El resultado: dos frustraciones arrojadas la una contra la otra.

¿Cómo ha avanzado la Humanidad? Declarando a cada paso su ignorancia. ¿Qué es sino la Ciencia? Es no tomar nada por supuesto. Es declarar a cada paso que no tenemos ni idea. Que todo hay que probarlo. Que debemos decir cada día: “no sé“.

Igual no debería haber escrito esta entrada. No sé.