Tag Archives: start-ups

Los enemigos del emprendedor

Está visto que con el nivel de desempleo que tenemos y con una economía en recesión ni las grandes corporaciones, ni las pequeñas, tienen trabajo que ofrecer a los jóvenes y no tan jóvenes que hoy en día están en las listas del paro. Igual en un futuro cambiarán las tornas, pero de momento es difícil “encontrar trabajo”.

Ante esta situación una opción es “crear tu propio trabajo”. Muchos despedidos por cuenta ajena pasan a ser autoempleados por cuenta propia, dándose de alta como autónomos, o lanzándose a montar su propia empresa.  Los políticos observan esta coyuntura, y tras habernos subido los impuestos en el último año para intentar paliar (sólo en parte) el déficit  acaban de aprobar el Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, que contiene una serie de medidas en diversos ámbitos de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo. Entre dichas medidas están:

  • Que los nuevos autónomos de menos de 30 años cotizarán 50 euros al mes, durante los 6 primeros meses de actividad en vez del mínimo de 250 euros.
  • Durante 9 meses los menores de 30 años podrán compatibilizar el cobro de la prestación por desempleo con un alta como autónomo por una nueva actividad.
  • Las microempresas de menos de 10 trabajadores que contraten en modo indefinido a un joven de menos de 30 no cotizarán a la Seguridad Social por dicho trabajador (salvo por enfermedad profesional).
  • El joven autónomo (menor de 30) que contrate a un trabajador en situación de paro de larga duración, con más de 45 años con un contrato indefinido no cotizará a la Seguridad Social.
  • Las sociedades de nueva creación cotizarán a un tipo impositivo reducido del 15% durante los 2 primeros años para los primeros 300.000 euros de beneficio.
  • Los nuevos autónomos tendrán una reducción del 20% en los rendimientos netos de la actividad durante los primeros 2 años.
don-cangrejo-de-bob-esponja-escenas

Un emprendedor con suerte

En general todo este tipo de medidas no se dirigen al verdadero problema: los enemigos reales de emprendedores y autónomos, que en mi humilde opinión son:

  1. El exceso de regulación. El autónomo es una especie que no pide mucho, no gasta recursos públicos, y en general es poco dado a quejarse, pero es al que más machacan las leyes. En vez de publicar 1 decreto de apoyo al emprendedor, habrían hecho mejor en derogar 10 normativas que tienen fritos a los autónomos. Para empezar cualquier actividad ahora, resulta que hay que cumplir la Ley de Protección de Datos, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, los permisos municipales de apertura de locales, las licencias de toda clase. El excelentísimo Ayuntamiento de mi ciudad cobra 771 euros antes de que un autónomo abra la persiana en una actividad clasificada como de inocua. No te digo nada si es una actividad con “externalidades”, como salida de humos o generación de residuos.
  2. Las ayudas. El autónomo no necesita ayuda, lo que necesita es que no le pongan palos en la rueda. Existe la leyenda de que existen ayudas y/o subvenciones para el emprendedor, sea hombre, mujer, desempleado reconvertido, o mayor de 45 en situación de riesgo social. Mejor que se ahorren las ayudas (por no hablar de los “créditos blandos”, vaya estafa), que tener a la gente perdiendo el tiempo y rellenando formularios para que paguemos a un funcionario que tiene que llevar todos esos expedientes.
  3. Las redes sociales. Ahora hay un boom con esto de las redes sociales. Digo redes sociales, que está de moda, pero realmente podría decir “Facebook, Twiter y Linked-In”. ¿Hay algo más? Bien.  Nadie lo reconocerá hoy (quizás mañana sí, pero de momento no), pero os voy a contar un secreto. Sshhh. Las redes sociales son grandes plataformas de publicidad segmentada. Sólo benefician a las empresas, a la hora de encontrar sus audiencias. Sí, al principio Twitter parecía una iniciativa romántica, pero cada vez más es una herramienta más para bombardear al personal con sutiles estrategias de márketing. Si eres un pequeño autónomo nadie te escuchará en las redes sociales. Demasiado ruido, demasiados impactos, demasiado tiempo a perder.

    No lo olvides: Son tus enemigos. Te harán perder muuuucho tiempo.

    No lo olvides: Son tus enemigos. Te harán perder muuuucho tiempo.

  4. Los grandes jugadores.  Son las grandes empresas y multinacionales que existen hoy en cualquier sector de la actividad. Estos monstruos tienen varias ventajas sobre los pequeños empresarios y autónomos. Primero: influencia sobre los políticos, que son los que hacen las regulaciones (ver punto 1). Segundo: capacidad de desvirtuar el mercado con precios y calidades que el pequeño no puede ofrecer (precio más bajo, y calidad más baja). Tercero: Capacidad de endeudarse. Esto de por sí puede ser letal (espero que nos haya quedado bien grabado en el coco, después de haber sido la principal causa de la crisis que hoy vivimos). Pero mientras los grandes se endeudan, juegan en el mercado en posición ventajosa respecto a los pequeños que tienen que cuadrar sus números, mes a mes. Los grandes pueden invertir o hacer dumping o publicitarse hasta aburrir.
  5. El estigma social del fracaso. Esto también es importante. No damos suficientes oportunidades a los emprendedores de fracasar. Para triunfar (léase aquí, más bien, para ganarse la vida) hay que fracasar varias veces y con carácter previo. En cada fracaso aprendemos de primera mano cómo hacer algunas cosas o cómo evitar otras. Si al emprender un proyecto algo sale mal,  o todo sale mal, y resulta que quedamos con el culo al aire y una pequeña deuda con el banco, la proeza necesaria para salir de dicho agujero ya no deja la más mínima motivación para intentarlo otra vez.  Medio en broma comentaba el otro día con un amigo que una gran labor social sería la de una hipotética entidad no lucrativa llamada “Fundación Segunda Oportunidad“. Sería una fundación dedicada a tapar los pequeños agujeros financieros de emprendedores que acreditaran fehacientemente haber intentado llevar a cabo un proyecto empresarial durante al menos 24 meses, y haber tenido que dejarlo. La Fundación sufragaría dicho agujero (digamos por ejemplo, con un máximo de 20.000 euros) con la condición de que el emprendedor lo intentara otra vez. Decidme si ya existe una fundación como ésta. Me encantaría saber de ella.
  6. Los másters. Entendedme. La formación está bien si te aporta valor. Hoy en día puedes aprender mucho de forma barata. Primera regla para cualquier cosa que quieras aprender: haz unas cuantas búsquedas en google. Los másters son una pérdida de tiempo y de dinero. Tim Ferriss lo explica muy bien. Estuvo dudando si hacer un máster que costaba 60.000 dólares en una prestigiosa universidad americana. Al final cogió ese dinero e invirtió en unas pocas start-ups (empresas tecnológicas incipientes). Aprendió mucho más lidiando cada día con los problemas de estas jóvenes empresas y su personal que lo que hubiera hecho en clase. Los másters (me refiero a los de Business Administration) hoy son ante todo un gran negocio para los que los imparten. Y una manera en la que muchos se autoengañan diciéndose a sí mismos que están formándose. La formación real está ahí fuera. En la calle. Intentándolo y equivocándote.

    No he encontrado el gráfico del número de leyes publicadas en el BOE cada año. También crecen.

    No he encontrado el gráfico del número de leyes publicadas en el BOE cada año. También crecen.

Tendencias que vendrán de los USA

Los USA son un gran país. Además, la poderosa industria cultural que han logrado exportar a través del cine, la música y la publicidad hacen que sea la nación más conocida y popular del mundo. Levantan pasiones y odios casi por igual. Pero es indudable que son los número uno en creatividad e innovación. Nos guste o no, los americanos van por delante en todo. Ya sea en diseñar teléfonos móviles o en liderar las estadísticas de obesidad infantil.

Una cosa que detecté las dos veces que estuve viviendo allí (ambas durante un curso escolar), es que cualquier fenómeno que sucede y se observa en aquella sociedad, indefectiblemente acaba llegando a nuestro país, un tiempo después. Ese lapso de tiempo antes solía ser más dilatado. Ahora todo va más rápido, el mundo se ha empequeñecido, y las tendencias tardan mucho menos en expandirse por el globo.

Recuerdo, por ejemplo, que en los libros de texto en USA, los del ya lejano año 1985, se estilaba que los ejemplos fueran siempre -o casi siempre- referidos al género femenino. Ya se utilizaba con más frecuencia la partícula femenina en caso de encontrarse el texto en la encrucijada de definir el género del sujeto o del objeto o del complemento. Ejemplo: “the patient should be ready for another dose of medicine, if she wants to feel better“, o “If a patient displays these symptons, inmediately bring her temperature down“. Aunque el castellano, en estos ejemplos, goza de partículas impersonales, tiene la desventaja de tener masculinos y femeninos implícitos en muchos sustantivos. Pasó un tiempo, pero esa tendencia llegó unos años después, y ya todos los políticos (primero) y los medios y resto de personal (después) dicen aquello que me sigue chirriando de “ciudadanos y ciudadanas”.

Voy a hacer un ejercicio de pitoniso y de manera similar voy a enumerar algunas tendencias que (como el lenguaje políticamente correcto en materia de género) creo que acabarán por trasladarse de los EEUU también a nuestra sociedad:

Ebooks

Según pone aquí los ebooks que se venden en USA ya generan más ingresos a las editoriales, que los libros de tapa dura (datos del primer trimestre 2012). Es verdad que todavía se venden más libros de bolsillo que ebooks, pero mientras los primeros bajan un 20% respecto al año anterior, los ebooks suben un 30%. Sólo es cuestión de tiempo antes de que se vendan más libros electrónicos que de papel. Ese cambio ya está sucediendo en USA. No dudéis ni un segundo que pasará aquí también. Yo, de momento, ya tengo un Kindle, que me compré antes del verano.

Libro electrónico

Walking meetings

El mundo laboral corporativo está enfermo. La patología se llama “reunionitis”. Hay varios remedios para aliviar esta grave enfermedad, que es uno de los factores que hacen que aquí tengamos los ratios de productividad tan bajos que últimamente salen a relucir en estudios y columnas periodísticas. Un remedio: reuniones en salas sin sillas. Otro remedio: la técnica Pomodoro (más sobre esto en otro post). Pero lo que se acabará imponiendo son los “walking meetings” que ya se dan en USA. Así matas dos pájaros de un tiro. Te reúnes y a la vez haces algo de ejercicio. Si hay que tomar notas todo el mundo puede hacerlo en su smartphone.

Servicios “pay what you want”

Poner precios a un servicio es una tarea difícil. Puedes tener a gente muy interesada que estaría dispuesta a pagar un precio alto, y gente menos interesada que sólo quiere tu servicio si lo ofreces a un precio bajo. Obviamente los primeros serán menos que los segundos. Una vez has puesto un precio a tu servicio estás “rechazando” a todos aquellos potenciales clientes que hubieran pagado un precio inferior por tu servicio del que tú has decidido. Estoy viendo que en USA una estrategia que empieza a generalizarse (estoy hablando de la prestación de servicios, sobretodo los ofertados por internet, en los que el coste de ofrecerlo a 100 clientes es el mismo que ofrecerlo a 1000) es que el cliente ponga el precio que desee, un precio en el que sienta que obtiene un valor añadido al realizar la compra. Seguramente algún cliente que hubiera aceptado un precio alto, pagará menos, pero a cambio no “pierdes” a ninguno por el camino, y todos los mínimamente interesados acaban siendo clientes, aunque sea a un precio bajo.

Start-ups (autónomos), la solución contra el paro.

Esto, más que una tendencia, es la única alternativa que le queda a los jóvenes. Tanto en USA como en Europa, cuando alguien que está desempleado se da de bruces contra un mercado laboral que no puede absorber más trabajadores, no va a tener más remedio que crearse su propio trabajo. Los americanos están más acostumbrados a esto y allí ahora mismo hay un boom de start-ups, sobre todo en el mundo tecnológico, pero no sólo en ese campo. Aquí nos costará más, pero no va a haber más remedio que ser emprendedor. Eso, o emigrar.

 Car pooling

¿Cuántos coches se ven por la mañana desplazando a una sola persona de su casa a su centro de trabajo? ¿No es eso el mayor de los despilfarros? Una máquina pensada para trasportar a 4 ó 6 personas gastando gasolina y neumáticos, y ocupando vía pública para llevar a un solo individuo. Cada día. Dos veces, y hasta cuatro. El “car pooling” es la manera de compartir esos recursos e intentar optimizar los asientos vacíos de esos coches. Eso, hasta que cambiemos el modelo de ciudad, cosa que todavía no pongo en mi lista de tendencias sociales.

Carril para vehiculos con 2 o más pasajeros

Meditación y retiros zen

Hemos ido muy deprisa. Hemos sido muy competitivos. No ha habido descanso. Se trataba de trabajar mucho, trabajar duro, para poder tener un buen nivel de vida. Pero ¿dónde está la trampa? Si tienes que trabajar tanto, no tienes tiempo para tí ni para los tuyos. Trabajas para pagar a la canguro que esté con tus hijos. Trabajas para comprar alimentos semicocinados porque no tienes tiempo de cocinar, y para externalizar cualquier pequeña tarea que pueda surgir. Quizás es momento de parar. La meditación tiene mucho auge en los USA. La gente está tomando conciencia de las cosas. Lo que ellos llaman “mindfulness“. ¿cómo traducirlo? “Consciencia”, o quizás “atención”.

Personal branding

Las redes sociales significan estar 24 horas al día conversando con los demás. Compartiendo información. Exponiéndote. Vendiéndote. Si lo haces como puro hobby, ahí queda la cosa. Pero, ay, si tienes que vender algo, necesitas una estrategia. O por lo menos es lo que dicen ahora los gurús en USA. Surgen los expertos, los cursos y seminarios como champiñones, que te venden la nueva moto: el “personal branding”. Hacer de tí como individuo una imagen de marca, sobretodo en las redes sociales. Tu perfil de Facebook, tus tuits, tu canal de Youtube, tus presentaciones en Slideshare. Todo está pensado. Eres como una multinacional de 1 sola persona. Tienes que trabajar tu “personal branding”. Eso también nos llega del otro lado del Atlántico.

Elevator networking

El colmo del “networking”. El término procede de EEUU, en donde las empresas tienen oficinas en rascacielos, y los ascensores tardan un rato en subir o en bajar. Entras en el ascensor, y te encuentras a un alto ejecutivo de una empresa que está reclutando gente, o que puede ser un cliente potencial. Como estás creando tu “personal brand” (ver punto anterior) tienes que venderte. En ese momento. Ahí mismo. A tumba abierta. Pero no hay problema, ya hay empresas de Recursos Humanos que te ayudan a prepararte para el networking de ascensor. Un networking de guerrilla. Cómo contar una historia que te venda, que suene creíble, que impacte al interlocutor, y que consiga meterte en un proceso de selección, o que te permita iniciar relaciones comerciales. Todo en 30 segundos. La bomba.

Diarios digitales

En USA ya es una institución el Huffington Post, una web que empezó siendo un blog en 2005, luego un agregador de noticias, y ya casi es un medio de comunicación “mainstream”. Uno de los periódicos digitales más leídos del mundo. Acaba de desembarcar en España hace solo unos meses, participado en parte por un gran grupo de comunicación español. Otro diario digital de gran expansión en nuestro país es El Confidencial, que tampoco se publica en papel. Estos medios de comunicación están cambiando el panorama de la prensa. El modelo tradicional de un periódico que se imprime cada día para contarte las noticias que ya sabes, porque te las ha contado la TV, internet o Twitter, creo que va camino de desaparecer. Van a quedar como instrumentos de entretenimiento en las cafeterías. Adiós a la prensa en papel. Bienvenidos los diarios digitales y los blogs especializados que te explican las noticias y los asuntos en profundidad.

Bigotes

…Y la última. Después de unos años en que han reinado las barbas, un poco a lo neohippie, me atrevo a pronosticar que cada vez habrá más bigotes. Ahora mismo, no hay casi jóvenes que se dejen el bigote. Sólo el bigote. Los bigotes nos invadirán. ;-) Es sólo una especulación, pero…¿alguien se atreve a apostar?